ARRECIFE

Patrimonio rechaza la demolición del antiguo Hotel Oriental

Los propietarios han pedido licencia para vaciar el edificio mientras que el Cabildo defiende que el proyecto atenta contra los valores de “uno de los exponentes más relevantes” de la arquitectura tradicional de Arrecife

Fachada del antiguo Hotel Oriental. Foto: Manolo de la Hoz.
M. Riveiro 8 COMENTARIOS 09/10/2019 - 06:45

En el número 37 de la calle León y Castillo se alza el antiguo Hotel Oriental, uno de los ejemplos “más relevantes del patrimonio arquitectónico de la capital de la Isla”. El inmueble, una de las conocidas como “casas altas de Arrecife”, es “uno de los mejores exponentes de la arquitectura burguesa urbana” y un edificio con un “alto valor histórico”.

Así se refleja en el informe del servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo, que censura el intento de los propietarios de demoler su interior por completo y vaciarlo. No es la primera ocasión que el antiguo Hotel Oriental se enfrenta a la posibilidad de quedar reducido a escombros.

En septiembre de 2006, con Isabel Déniz en la alcaldía de Arrecife, la Concejalía de Urbanismo dictó un decreto que parecía condenar la supervivencia del edificio: abrió un expediente de ruina a instancia de la propiedad, Inmobiliaria Chimida, y ordenó el desalojo del edificio.

Uno de los inquilinos, la joyería de la planta baja, impugnó la medida y la Justicia le dio la razón. Primero el Juzgado y luego el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, hace justo 10 años.

En aquella sentencia se valoró un estudio pericial que concluía que el edificio no estaba en situación de ruina, como alegaban los propietarios, que no existía “deterioro ni colapso de la estructura” y que la fachada estaba “intacta”.

Hace dos años, la empresa propietaria del edificio solicita licencia al Ayuntamiento de Arrecife para la “reestructuración” del inmueble, insiste en que se encuentra “en estado ruinoso” y que “los pisos y techos de madera son irrecuperables”.

El criterio de Patrimonio Histórico es diametralmente opuesto. En su informe, destaca que la segunda planta “conserva perfectamente su distribución original”, la “mayoría de las carpinterías” y los “enfoscados originales a base de cal, alacenas y armarios empotrados”, con “techos y suelos de madera”, todos ellos “elementos de alto valor patrimonial”.

Es más, tras la visita al edificio, el departamento del Cabildo encargado de velar por el Patrimonio insular concluye que todos los techos de la segunda planta presentan “un estado de conservación relativamente bueno”, salvo en algunas zonas puntuales, y señala que están realizados en vigas de madera de “considerables dimensiones”.

Los “problemas de conservación”, indica Patrimonio Histórico, se limitan a “humedades en la parte baja de los muros”, una incidencia “frecuente en este tipo de inmueble”. Las filtraciones de agua de lluvia en puntos concretos de las cubiertas o “alguna viga con riesgo de rotura” son “problemas derivados por la falta de mantenimiento y conservación del edificio”, a pesar de la obligación que establece tanto la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias como el Plan General de Ordenación de Arrecife.

En cualquier caso, el dictamen recalca que esos problemas se pueden solucionar, por lo que no implican que el edificio esté en estado de ruina.

Atentar contra los valores

La posición del departamento de Patrimonio Histórico del Cabildo es clara: resulta “necesario y urgente, debido a los altos valores patrimoniales que posee” el edificio, “emprender medidas que garanticen su correcta conservación” ante la falta de mantenimiento que sufre en la actualidad.

En cambio, rechaza de forma tajante sustituir la escalera original, “de gran antigüedad y valor” y con un grado de conservación “aparentemente bueno”, por una nueva y en una ubicación distinta. Y, de forma específica, recalca que la intervención planteada en la planta alta “atentaría negativamente contra los valores patrimoniales presentes, puesto que implicaría su desaparición”.

En cuanto a la intervención en la parte exterior del inmueble, Patrimonio Histórico considera que el proyecto presentado no especifica de forma detallada las técnicas y materiales a emplear para “la conservación de las fachadas originales” y reclama “mayor grado de precisión”.

Por último, desde el Cabildo se insta al Ayuntamiento de Arrecife a que incluya el edificio en su catálogo arquitectónico municipal. En su dictamen, Patrimonio Histórico recuerda al Consistorio que debe “aprobar y mantener actualizado un catálogo arquitectónico del municipio”.

Esta es una de las asignaturas pendientes del Ayuntamiento: en 2008 se aprobó un catálogo que fue anulado con posterioridad por los tribunales. En 2014 se lanzó una propuesta en la revisión del Plan General, que no ha prosperado.

Imágenes del interior

MÁS CLAVES

HISTORIA. El hotel Oriental fue fundado por Claudio Toledo Cabrera a principios del siglo XX en un edificio decimonónico. En aquella época era el único hotel “con cierto rango que existía en la Isla”. El establecimiento, donde se hospedaban los personajes distinguidos que visitaban Lanzarote, disponía “de un magnífico comedor”, con ventana al exterior, que solía ser frecuentado por las familias más relevantes de la Isla.

TRADICIÓN. Construido siguiendo las técnicas tradicionales, con muros de piedra, su tipología responde a las edificaciones de las clases acomodadas. Cuenta con un patio central interior y en la planta alta se encuentra la dependencia que originalmente se destinaba al uso de comedor. En otra estancia “se conserva todavía la cocina de época de carbón y las baldosas hidráulicas”.

Comentarios

El Hotel Oriental, con anterioridad tuvo otra ubicación. En concreto donde estuvo el comercio de la familia Prats, en la misma calle León y Castillo, esquina a la calle El Charco, hoy denominada, Nicolás Martín Cabrera.
Las fotos no parecen apoyar lo que dice patrimonio. Se ve que el edificio está deteriorado. Lo más practico es que el inspector de patrimonio ponga de su bolsillo las perras para los arreglos, como dice que son pocos y de poca entidad no creo que haya problema, luego se las reembolsamos .
La fachada de garavilla, también estaba protegida y miren ahora. Cuando cuadra, cuadra.
Depende quien sea el dueño del edificio actua patrimonio, miren cuandos eficicios de demolieron en la misma calle, yo pienso que sera otro lugar para drogadictos
Los propietarios de viviendas antiguas en Arrecife deberían ser denunciados y sancionados por no mantener en condiciones las propiedades, especialmente aquéllas con algún tipo de valor patrimonial. Gentuza.
Para una propuesta de renovación que hacen, va Patrimonio y la tumba. Parece una ciudad marroquí con los edificios y fachadas todos deteriorados. Da vergüenza que lo primero que vean los turistas sean el penoso casco histórico y comercial que tiene esta isla. Políticos corruptos y ciudadanos ignorantes.
Eso es historiaaa!
Qué penita me das Arrecife

Añadir nuevo comentario